La compasión. Educar a los niños con valores

Hay muchas características que queremos inculcar a nuestros hijos. Queremos que lleguen a ser adultos valientes, ambiciosos, trabajadores y exitosos. Sin embargo, hay una característica que prevalece, una característica que les beneficiará a la hora de relacionarse socialmente: la compasión.

Como padres tenemos una influencia importante en la personalidad de nuestros hijos; todos sabemos que los niños imitan el comportamiento de los adultos, así que nuestro comportamiento tendrá un gran impacto sobre ellos. Los niños tienen la tendencia natural de sentirse identificados con otros niños. No obstante, a pesar de resultar contradictorio, también están otras tendencias tales como la necesidad de ser siempre los primeros o la necesidad de gratificación instantánea; es aquí donde entra en juego el papel como padres. Estos son algunos consejos útiles de cómo educarles en la compasión:

1. Enseña a tus hijos a través de tus propias acciones

 Naturalmente, la principal manera de enseñar como ser compasivo es enseñar con el ejemplo. Muéstrales que cumples con lo que dices. Pequeños actos de bondad son una manera estupenda de enseñarle a un niño pequeño lo que significa ser compasivo. A lo largo de la niñez, es muy difícil hacer llegar un mensaje compuesto únicamente por palabras; acciones repetidas tendrán mucho más efecto. Muéstrales que cuando una persona necesita ayuda, tú estas dispuesta a tomarte el tiempo necesario para ayudar a esa persona, aún cuando no sea conveniente para ti.

Muéstrales los actos de bondad y compasión en los dibujos animados y en los libros. Haz voluntariado en las organizaciones que ayudan a los más necesitados y llévales contigo. Aprenderán desde muy pequeños a asociar la compasión con la felicidad y el orgullo. Sobre todo, sé tú también la que les muestra compasión, tu compasión les ayudará a sentirse en paz.

2. Fomenta la amabilidad y el respecto

Los niños deben aprender a respetar a los demás. Muchos niños a menudo pasan por una terrible fase en la que ponen a prueba sus límites y barreras.  Podrían llegar a tirarte del pelo, escupirte o pellizcar a su hermano pequeño. Cuando tengan comportamientos similares, debes responder de forma firme con un “No. No se escupe”. Estas lecciones tienen que ser repetidas a menudo, para que los niños lo asimilen más rápido.

Enseña a tu hijo que debe tratar a los demás como quiere que le traten a él.  Por ejemplo, “Mami no te tirará del pelo porque ella sabe que te dolerá”.

Fomenta la amabilidad tomando sus manos y enseñándole físicamente como tocar a su hermanito pequeño o a la mascota de la familia. Háblale suave y evita gritar: tu hijo desarrollará un carácter tranquilo si tú también lo tienes.  Una actitud calmada le permitirá reaccionar bien en diferentes situaciones sociales y tendrá más posibilidades de empatizar con otras personas, en vez de únicamente preocuparse por sus propias necesidades o sentimientos.

En el caso de que algún día termines explotando por algo en concreto (todos tenemos días malos), discúlpate. Demostrarle a tu hijo que no tienes miedo de admitir cuando te equivocas es una manera genial de fomentar respeto.

3. Ayúdales a ser buenos amigos

Los parques, los eventos de cuenta cuentos, la época de preescolar… Todos estos momentos son excelentes oportunidades para enseñar a tu hijo cómo ser un buen amigo que muestra compasión. Tal vez hay un niño en clase al que le cuesta separarse de su mamá, y llora cuando su madre le deja en clase. Sugiérele que ayude a su compañero; tu hijo probablemente piense en algo gracias al empujoncito que le diste – él o ella puede decidir que sería bonito darle un abrazo o dejar que su compañero juegue con sus juguetes.

Los primeros años son increíblemente importantes para el desarrollo de la personalidad de tu hijo. Hacer de la compasión un valor familiar importante asegurará que el niño se convierta en un adulto bondadoso y capaz de empatizar con otros. Los niños aprenden muchas cosas de sus padres. La manera en la que un padre o madre se comporta y trata a los demás tiene un fuerte impacto en el desarrollo de la personalidad del niño. Recuerda que siempre tienes que tratar a tu hijo con compasión también – tu hijo verá cómo tu carácter compasivo le hace sentir bien y querrá compartirlo con otros. Crecer en un hogar amable, bondadoso y honesto ayudará a que tu hijo desarrolle una personalidad que conservará para siempre.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s