Ser padres no es fácil, pero sí gratificante

Ser padres no es fácil, cualquiera con experiencia puede asegurártelo. Criar a los hijos no es trabajo de uno solo; aprenderás a desempeñar muchas profesiones al mismo tiempo, incluyendo cocinera, planificadora de eventos, psicóloga, doctora, maestra, cuenta cuentos, animadora, cirujana de peluches – bien, creo que te imaginas de lo que hablamos.

La crianza de los hijos requiere un compromiso pleno y puede llegar a ser extremadamente impredecible.  A menudo, días que aparentemente parecían tranquilos terminan siendo insoportables, llenos de ruido, peleas, llantos y moretones en la rodilla. En serio, todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. También están los días que parece como si tres días se convirtieran en uno solo – hacer el desayuno, llevar a los niños al cole, hacer la cena, bañarlos y finalmente acostarlos (que normalmente se convierte en una odisea).

Ser padres no es fácil, pero ¿sabes qué? Es extremadamente enriquecedor; sin duda alguna, lo más enriquecedor de tu vida. Puesto que no todo es color de rosa, estos son algunos consejos que te ayudarán a sobrevivir siendo padres

1. Aumenta tus horas de sueño

Podemos escuchar las risitas y comentarios que han salido sólo por sugerirlo. ¿A quién no le gustaría aumentar sus horas de sueño? Todos necesitamos dormir más. La falta de sueño es algo que cualquier padre en el mundo puede comprender. Déjanos sugerirte algunos consejos que te ayudarán a la hora de dormir. Puedes intentar acostarte una hora o dos antes. Puedes dormir la siesta mientras tu bebé también lo hace. Es tentador usar ese tiempo para ordenar la casa, limpiar todo, pero créeme, todo eso puede esperar, vale la pena usar ese tiempo para echar una cabezadita.  Más horas de sueño te ayudarán a ser más eficiente a lo largo del día, y así poder llegar a más cosas poco a poco. Si tienes alguien que te pueda ayudar, turnaros, todo será más sencillo.Esto asegurará que ambos dormis horas suficientes día sí, día no.

2. Aprende a confiar en tus instintos

 Una de las razones por las que ser padres es muy estresante es por que tendemos a preocuparnos demasiado. Queremos que todo sea perfecto para nuestro hijo, queremos que nunca se enferme, y que sea feliz todo el tiempo. Pero afrontemos la realidad, las cosas no siempre pueden ser perfectas, tus hijos se pondrán enfermos muchas veces y además, no siempre estarán contentos. Preocuparse causa mucho estrés. Cuando pasas demasiado tiempo cuestionando tus decisiones o prestando atención al más mínimo detalle, puedes acabar perdiéndote momentos que pasan a tu alrededor. Es muy importante que aprendas a confiar en tus instintos. En el fondo, sabes perfectamente qué es lo mejor para tu hijo, confía en ti y disfruta.

3. Déjate llevar

Parece que todo el mundo sabe cómo ser mejor madre que tú. Todos comparten opiniones y cuentan historias (alguna que otra un poco exagerada) de cómo ellos hicieron lo que tú estás haciendo ahora, pero mucho mejor. Por ejemplo, a tu suegra le encanta compartir cómo sus hijos nunca lloraban en público – normalmente cuando tu bebé está llorando histérico en medio de una cena en un restaurante. Este tipo de comentarios son molestos y pueden afectar a tu autoestima; no lo permitas. Por alguna razón, las personas sienten la necesidad de atormentar a otros padres. No sabemos por qué, lo único que tenemos claro es que simplemente tienes que aprender a no darles importancia. Nadie es perfecto y te estás esforzando por hacerlo lo mejor posible.

4. Haz ejercicio

El ejercicio no sólo es importante para aliviar el estrés, sino también para mejorar tu ánimo; será una excelente oportunidad para divertirte con tus hijos y enseñarles la importancia de hacer deporte.  Muchas de nosotras no tenemos tiempo para ir al gimnasio, y honestamente, el gimnasio puede llegar a ser aburrido. Busca actividades que puedas hacer con tus hijos. Intenta pasar todo el tiempo posible fuera– ve al parque, lleva a toda la familia a dar u paseo después de comer, quédate un rato en el parque infantil después de recogerlos del colegio… Hay muchas maneras de incorporar el ejercicio a tu rutina diaria. Disfruta jugando al fútbol con tus hijos en el jardín, andando en bici o yendo de excursión – las posibilidades son infinitas. 

5. Juega y MUCHO

Como padre, debes ser capaz de disfrutar de cada momento. Todo el mundo lo dice, pero no te das cuenta hasta que te toca vivirlo, el tiempo pasa volando. Aunque no lo parezca, sobre todo en esos interminables días, es la verdad. En un abrir y cerrar de ojos, tus hijos se graduarán y estarán preparados para abandonar el nido. No recordarás la casa hecha un desastre o la torre de ropa para lavar – lo que realmente recordarás, y lo que tus hijos recordarán, es el tiempo que pasasteis juntos.

Compartir tiempo de juego con tu hijo crea un vínculo fuerte y ayuda a aliviar estrés. Así que cuando tu hijo te pida que juguéis al mismo juego por milésima vez esta semana, deja lo que estés haciendo y di que “sí”; al fin y al cabo, son estos pequeños momentos los que realmente cuentan.

Ser padres no es fácil, lo sabemos. Cualquiera que te diga lo contrario miente. De hecho, es el trabajo más difícil del mundo. La clave es no preocuparse tanto, dejar de cuestionarse y dejar las opiniones de los demás al margen.

Sabes perfectamente lo que necesita tu hijo y siempre tratas de dar lo mejor de ti. Duerme una hora de siesta de vez en cuando, vete a pasear después de la cena y disfruta jugando con tu hijo. Puede que ser padres no sea fácil, pero definitivamente, es lo más gratificante que existe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s