Mi hijo come mejor que yo

Dicen que cuando te conviertes en madre, las cosas cambian por completo. Quizás a mí no me afectó en todos los aspectos de mi vida, pero sí en la alimentación. El año pasado decidí empezar a comprar alimentos de mejor calidad, alimentos sin OMG (organismos genéticamente modificados) y frutas y verduras orgánicas. El cambio vino no sólo para el beneficio de mi hijo, sino para el de toda la familia.

Adoptar este estilo de vida no fue fácil ya que el equilibrio es importante para mantener hábitos saludables.

Tomar el camino correcto

Cuando mi hijo estaba listo para empezar con los alimentos sólidos, decidí darle únicamente comida casera escogiendo los mejores ingredientes. Esto incluía vegetales orgánicos, frescos y congelados, caldo y frutas orgánicas y finalmente, carne baja en grasa. Tal y como nos aconsejó el médico empezamos con cereales, seguido de verduras y carnes. Después pasamos a las frutas, huevos y, hace poco, a la pasta  integral. Con apenas un año, mi hijo come muy variado y le encantan las verduras.

Mantener hábitos saludables

Preparar a mi hijo para que empezara a disfrutar de los alimentos caseros fue la decisión correcta para nuestra familia. Poco a poco, estoy dejándole probar otras cosas, pero siempre manteniendo como alimentos principales las verduras, carnes, frutas y productos lácteos. Mantenemos los almidones y carbohidratos al mínimo y procuramos no darle ningún cereal o snack envasado. Seamos honestos, a mi hijo no le importa realmente lo que está comiendo, siempre y cuando no tarde demasiado tiempo en prepararlo. Ya que por ahora sigo teniendo la capacidad de controlar lo que come, quiero asegurarme de que está comiendo lo mejor posible, al menos hasta que tenga la edad suficiente para decidir por sí mismo. ¡Incluso cuando está comiendo mejor que nosotros! La mejor manera de dejarle probar cosas nuevas sin tirar por la borda nuestro duro trabajo es elegir mejores ingredientes, como una pizza de verduras con corteza de trigo integral o un pastel vegetariano con ingredientes orgánicos.

Además le dejamos comer por sí mismo. Lo sé, después tienes que limpiar todo el lío, pero al hacer esto tu bebé experimentará nuevas texturas y sabores mientras se divierte. Nos encanta verlo experimentar con la comida y tomar fotos divertidas de él mientras está con las manos en la masa.

 La aventura de comer fuera

Mantener nuestros hábitos alimenticios es algo que exige gran sacrificio. Y cuando por fin te aventuras a comer fuera de casa, las cosas se vuelven incluso más difíciles. Hasta que el resto del mundo alcance los mismos hábitos que nosotros seguimos, tengo que relajarme y dejarle probar otras cosas. Pensando en toda las porquerías que comí durante muchos años, una porción de pastel de cumpleaños no va a romper lo conseguido. Al mismo tiempo, considero que está bien rechazar de forma educada cuando nuestros familiares le ofrecen cosas demasiado poco saludables. La clave es el equilibrio, inclinando la balanza hacia los alimentos más sanos. Cuando mi hijo esté listo para decidir qué comer, espero que haya aprendido una o dos cosas sobre la importancia de tener una buena alimentación.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s