Lo que aprendí del primer resfriado de mi bebé

El inevitable primer resfriado. Se trata de un momento que los padres primerizos temen. Me sentí terrible por mi hijo cuando cogió su primer resfriado a los seis meses. Nació al comienzo de la temporada de gripe y frío, así que pensé que estaríamos enfermos todo el invierno. Estuvo enfermo menos de dos semanas, pero debo decir que aprendí mucho. 

La fiebre es señal de advertencia, pero no siempre es motivo de pánico

Lo más desgarrador de que un bebé esté enfermo es que no puede decirnos qué le pasa.

El primer signo fue una combinación de cansancio, irritabilidad y una frente cálida. La fiebre es la manera en la que el cuerpo se prepara para combatir una infección. Su pediatra dijo que pasados los dos meses de edad, no necesitabamos llamar de urgencia por una fiebre a menos que hubiese estado con 38 grados durante 48 horas. También señaló que el mejor momento para tomar la temperatura es cuando el bebé está tranquilo y no demasiado caliente tras estar acurrucado en la cama. Por último decir que, un termómetro rectal proporciona la lectura más precisa de la temperatura del corazón del bebé.

Aliviar una nariz congestionada

La nariz de mi hijo estaba congestionada y podíamos oírlo en su tos. Cuando por fin se quedaba dormido entre nuestros brazos y tratábamos de ponerle en su cuna, se despertaba. Poniéndole de espaldas le resultaba difícil respirar. Incapaces de conseguir ponerle una almohada en la cuna, levantamos su colchón y pusimos un cojin debajo para crear un poco de elevación. Fue capaz de conciliar el sueño durante algunas horas hasta que quiso que le cogiéramos en brazos otra vez.

Los aspiradores nasales son lo peor

No conozco a ningún bebé que le gusten los aspiradores nasales. A pesar de ser horribles, debemos admitir que son un instrumento útil para cuando el bebé esta congestionado. Utilicé tanto el de forma de pera como el tubo de inhalación y ambos funcionaron; eso sí, mi hijo odiaba los dos por igual .

 Desinfectar todo

Es bastante habitual que los resfriados se contagien, ¿verdad? El primer resfriado de mi hijo se extendió como la pólvora entre todos nosotros, pero la segunda vez, fui más precavida. Cuando tu bebé o cualquier miembro de tu familia muestre signos de enfermedad, haz un esfuerzo por desinfectar las superficies de uso común como las manillas de las puertas y los interruptores de la luz.

Cuando el bebé está enfermo, todo el mundo lo sabe

Mi madre me dijo que siempre estaba mimosa y llorona cuando estaba enferma, y lo mismo ocurre con mi hijo. Sólo podía descansar tranquilamente cuando lo estábamos sosteniendo. Antes de la temporada de gripe y resfriado, me guardé algunos días de vacaciones para cuidar de mi bebé. Cuando tengas que cuidar día y noche al bebé y apenas estés durmiendo, tómate un tiempo para recuperarte con el bebé antes de regresar al trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s