5 razones por las que nos encanta ir al pueblo con niños

Quién tiene un pueblo tiene un tesoro. Un tesoro que reluce aún más cuando llegan a tu vida los hijos. Disponer de un sitio en el entorno natural donde los niños puedan disfrutar, correr,  jugar y saltar alejados del tráfico, la contaminación y la vida caótica que a veces impera en las grandes ciudades, es toda una ventaja.

¿Qué beneficios encontramos en ir con bebés y niños al pueblo? Estas son nuestras cinco razones pero hay muchas, muchas, más.

1. Contacto con el medio ambiente

En el pueblo los niños disfrutan de la naturaleza

En el pueblo los niños tienen contacto directo con la naturaleza. Es un entorno lleno de posibilidades para experimentar y aprender. Porque no todo se aprende en la escuela y los libros. Lo mejor para conocer es poder experimentar. Palpar las diferentes cortezas de los árboles, oler las plantas silvestres, recoger frutas de temporada… Si además tienes la posibilidad de disfrutar de animales de granja en libertad no dudes en mostrárselos, para los niños es una experiencia inolvidable.

2. El origen de las cosas

Aprender el origen de las cosas en el pueblo

Tener un pueblo y, aún más, si no está muy poblado nos da la posibilidad de enseñar a nuestros hijos el origen de muchas cosas cotidianas. Si en tu pueblo prima la agricultura o la ganadería trata de hacer ver a tus hijos como los cereales no salen chocolateados de la tierra. Llevarlos a su mesa cada mañana es un largo proceso que pueden aprender desde el inicio.  Enséñales cómo se puede hacer un buen queso y el origen de la leche que toman. Si en tu zona tienen alguna especialización (zapatos, marroquinería, cerámica…) a los niños les encantará ver cómo se fabrica todas aquellas cosas consumen en su día a día.

3. Las raíces

El pueblo es un acercamiento a nuestras raíces

Ir al pueblo es sentirse parte de una gran familia. En verano los pueblos se llenan con abuelos, tíos y primos a los que posiblemente durante el resto del año vemos menos de lo que nos gustaría. Deja que tus hijos estrechen lazos con el resto de la familia.

4. Una vida sin prisa

El pueblo nos hace vivir sin prisas

Haz que tu hijo aprenda cómo se puede vivir sin prisas. La vida en el pueblo tiene otros horarios, otras rutinas que nada tienen que ver con las prisa constante de las ciudades. Vamos de un sitio a otro tranquilos sin mirar al reloj. La vida no es tan rígida. Podemos jugar más tiempo o acostarnos un poquito más tarde por la noche para mirar las estrellas.

5. Vamos de fiesta

Disfruta de las fiesta de tu pueblo

Una de las características de los pueblos en verano es la posibilidad de disfrutar de las fiestas tradicionales. Un mundo de verbenas, juegos populares con los que los niños disfruta en generación tras generación, comidas vecinales, cooperación y, sobre todo, muchas risas. Los prados y las plazas de los pueblos se convierten en escenarios para una comida multitudinaria, un concurso gastronómico local, juegos, pintacaras o para el concierto tan esperado del verano.

One thought on “5 razones por las que nos encanta ir al pueblo con niños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s